El famoso restaurante del chef Ferran Adriá está cerrado, pero los dos millones de personas que cada año querían comer allí pueden al menos acudir a una exposición en Londres donde, entre otras cosas, hay un perro gigante hecho de merengue. Famoso por sus deconstrucciones y mezclas de alimentos en formas y sabores nuevos, Adrià dijo a Reuters que la decisión de cerrar elBulli, con tres estrellas Michelin, hace dos años fue difícil, pero liberó a su equipo y a él de las presiones de gestionar un restaurante de tanto nivel.

 Ferran Adrià“Me sentía atormentado por tener que cerrarlo. Quería que elBulli sobreviviera muchos años”, dijo Adrià en una entrevista telefónica. “Teníamos que crear algo que permitiera que elBulli viviera mucho más tiempo”. Así que creó elBulli Foundation, que prevé salvaguardar el legado abriendo un museo de alimentos y un centro de “creatividad” en los terrenos del restaurante, con vistas a una pequeña cala en el parque natural del cabo de Creus. El chef de 51 años también ayudó a inventar una muestra especial que explora la historia de elBulli y su evolución culinaria hacia la cocina de vanguardia. Adriá señaló que fue un “sueño” celebrar en Londres esta exposición, que se montó por primera vez en Barcelona el año pasado. La muestra, que se podrá ver hasta el 29 de septiembre en Somerset House, está repleta de fotos personales, cartas y recuerdos de Adriá y su equipo, así como material de cocina e incluso un perro gigante hecho por completo de merengue. “En esta exhibición, podemos explicar lo que hacíamos. Era nuestra vida, la creatividad era nuestra vida (..) esta exposición es un aperitivo para comprender todo esto”, dijo Adriá.

Un extenso calendario con vídeos muestra a los visitantes cómo se crearon algunos de los platos de Adriá, además de una enciclopedia interactiva de alimentos y un modelo de la nueva fundación. El cocinero quiere que esta muestra sea itinerante los próximos cuatro o cinco años, primero en Estados Unidos y luego de vuelta a Italia y España, donde parte de su contenido se exhibirá en el museo de comida de elBulli.

“Lo más importante para elBulli es la idea de fantasía en la cocina, que necesitamos crear en miles y miles de personas”, dijo. Adrià, que disfruta con todo tipo de comida, entre ellas la japonesa y la portuguesa, dijo que come de forma sencilla, bastante alejado de sus elaboradas creaciones. “Fruta por la mañana”, dijo. “Ayer comí calamares, muy sencillo. Atún a la plancha y costillas. Todo muy simple”.

El chef está trabajando en una presentación sobre los orígenes de la cocina que presentará en Nueva York a principios del próximo año. “La calidad de la gastronomía está en todos los niveles de la historia. Nunca, nunca, nunca ha sido tan buena”, dijo. “La gente no recuerda cómo era hace 40 años. Hace 40 años, apenas había restaurantes”, sentenció.

Puedes leer en Apicius 17 más sobre el “adiós” de elBulli.

1

 

REUTERS | EUROPA PRESS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies