David Muñoz, de DiverXo y protagonista de Apicius 22, ha participado esta noche en el programa Viajando con Chester‘, conducido por Risto Mejide. El cocinero ha hablado de DiverXo, de Ángela Montero -su mujer y segunda mitad del restaurante madrileño-, de su papel como ‘embajador’ de Madrid y de cómo nació su pasión por la gastronomía, entre otros temas. Compartimos algunas de las frases que David ha compartido durante el programa:

David Muñoz

– “No sé qué tengo yo que no tengan los demás… Sólo sé que DiverXo es un sitio único”.

– “Yo fui un niño muy friki. Con 12 años, cocinaba en mi casa. Iba al mercado con mi madre y, los viernes por la tarde, me dejaba comprar lo que yo quisiera. Lo que cocinaba eran guarradas. Mi mente iba más rápido que mi conocimiento”.

– “Con 12 ó 14 años, no te planteas que quieres meterte en una cocina en todo el día. Me llevaron a Viridiana y Abraham García me fascinó. Yo quería ser como Abraham García”.

– “DiverXo es baratísimo. Lo que no es, es asequible. Pero barato y asequible son cosas diferentes: dime un espectáculo en el que haya un espectador por cada trabajador”.

– “No soy un pobrecito, lo que pasa es que tengo dos duros y me los gasto, por ejemplo, en una vajilla”.

– [Respecto a su papel como ‘embajador’ de Madrid]. Estoy encantado, soy muy madrileño. Estoy muy contento de que DiverXo se quede en Madrid, el apoyo que hemos tenido de la gente es brutal. En un momento me proponen ser embajador y DiverXo no entiende de política y David Muñoz cocinero tampoco. Voy a pasear el nombre de Madrid por el mundo y voy a explicar a la gente que se pueden conseguir los sueños y que la forma de ser libre es ser emprendedor”.

– “DiverXo es asquerosamente democrático. No soy nada mitómano para los comensales”.

– “Creo que lo importante no es quien se sienta en la mesa. Lo importante es lo que hacemos, cómo lo hacemos a quién hacemos felices”.

David Muñoz

– “Me equivoco mucho, pero aprendo fascinantemente rápido”.

– “La falsa humildad es un puto lastre para avanzar. Hay que estar orgulloso de lo que uno hace. No soy amigo de la falsa humildad, pero sí creo en la humildad”.

– “Mi principal competencia soy yo mismo. Mi satisfacción es difícil de superar: cuanto más vas consiguiendo, más te das cuenta de que no vas a quedar satisfecho nunca”.

– “Siempre estoy por detrás de mí mismo y nunca llego donde quiero llegar”.

– [Los platos] en esencia están acabados. En potencia, no”.

– “No conozco a nadie que no haya perseverado y no lo haya conseguido, dentro de los límites razonables. Hay que buscar soluciones y la solución empieza por uno mismo”.

– “¿El plato más difícil? La gestión del éxito. ¿El más fácil? Explicar lo que hago. Me da igual a quien tenga delante, quién sea mi interlocutor y el escenario. Me es súper fácil explicar lo que hago y cómo lo hago”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies