Por Lúa Monasterio. Es una despedida, pero él, que siempre ha sido un valiente, mira al frente. Dice sentirse “a tope, contento y feliz”. Y agradecido. Rodrigo de la Calle publicó hace poco un tweet con una imagen. “Brindis por los últimos siete años de compromiso con la gastronomía. Gracias a los que me han ayudado. De corazón, gracias”, rezaba el texto. En la foto, dos copas de vino bajo un rótulo: “Cocinar es un acto de amor”.
El chef, ahora en las cocinas del Hotel Villa Magna, en Madrid, se despedía así de su establecimiento en la localidad de Aranjuez. Tras la clausura del espacio gastronómico en diciembre, el establecimiento echa definitivamente el cierre. “Estoy triste, pero es, sobre todo, por los recuerdos”, explica de la Calle a apicius.es. “Es una especie de ‘morriña’. Estoy muy contento con la gente y con lo que hemos conseguido”.

20140618-174947-64187015.jpg

Centrado… y con sueños
Rodrigo lo tenía muy claro cuando se embarcó en la aventura con uno de los hoteles más lujosos de Madrid: aunque no le saliese bien, no iba a volver a Aranjuez. Ahora que faltan pocos meses para que se cumpla un año desde que llegó, y que todo marcha viento en popa, el chef comenta que el cierre en Aranjuez le ayuda a estar más centrado en la capital.
Centrado. Durante la entrevista, el cocinero hace alusión a ese concepto en varias ocasiones. Ahora puede hacerlo: tiene estabilidad. Ha sido padre, y eso le ha dado otra visión de las cosas, “una paz interior”. Y sabe que su discurso es único, pero muy difícil: “Mi cocina es muy personal y lo que hago no es nada comercial”, afirma. “Vender guisantes y habas no lo es, para nada”.
El hecho de estar centrado no quiere decir que Rodrigo de la Calle no tenga sueños, ideas en mente, cosas que le gustaría hacer. Una de ellas tiene que ver con una de las leyendas negras en las mesas de Madrid: arrocerías de calidad y con un concepto buen y plasmado de forma clara.

“Cocinar es un acto de amor”, dice el rótulo en el tweet de Rodrigo. “Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida”, dijo Woody Allen. Sea en Aranjuez o en Madrid, algo nos dice que seguirá siendo #Verde.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies