Por Lúa Monasterio. Pedro Morán, de la cuarta generación al frente de Casa Gerardo y padre de Marcos Morán, recibió el martes la Medalla de Oro de la Hostelería de Asturias, concedida por Hostelería de Asturias y Hostelería de Gijón. “Fue un acto muy bonito, y toda una sensación que te lo den tus colegas y en tu casa”, comenta Pedro a Apicius.es. “Me siento orgulloso y en mi plenitud”.

Fuente de la imagen: @focoasturias en Instagram

Fuente de la imagen: @focoasturias en Instagram

Esos dos comentarios son los únicos que hace de sí mismo a lo largo de toda la entrevista. Morán es dicharachero y muy amable, a pesar de que justo ha terminado un servicio al que ha acudido una ‘celebrity’, la deportista olímpica Gemma Mengual. También habla sin parar. De su familia. De los antepasados. “Éste es un premio compartido con las generaciones anteriores”, afirma. “Todo este trabajo es el de la historia de una familia”.

Casa Gerardo abrió sus puertas en Prendes, Asturias, en 1882. Desde entonces, ha habido “sacrificios y ‘sinvivires'”, relata Morán. Algo que, a su juicio, no se debe perder de vista en estos tiempos: “Nos olvidamos de los antepasados”. De entre todos esos héroes anónimos de la familia Morán, Pedro habla de la abuela de Marcos, Ángeles Quirós: “Sacó muchas cosas adelante en tiempos muy difíciles, aguantó el peso durante los años duros. Y no lo digo porque sea mi madre, pero ha sido un nexo fundamental”.

Marcos (izquierda) y  Pedro (derecha) Morán con Javi Antoja y Guillermina Bravo en la celebración del décimo aniversario de Apicius

Marcos (izquierda) y Pedro (derecha) Morán con Javi Antoja y Guillermina Bravo en la celebración del décimo aniversario de Apicius

Respecto al presente, y al futuro, Pedro Morán destaca el papel de su mujer y de sus hijos. Entre ellos, el de Marcos: “Gracias a Dios, tengo continuidad”, asegura. “Marcos la representa, él ha cogido la antorcha”, comenta, al hilo del relevo generacional.

Pedro, ‘el jefe’, como le llama cariñosamente su hijo, lleva muchos años en Casa Gerardo. Dice que ahora hay que trabajar más, moverse más, estar en más proyectos… Y lo que le queda: “¿Prejubilarme? A mí no me va a tocar”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies