Está de enhorabuena, ‘Sweetology‘, el libro que prepara junto a Montagud Editores, entrará en imprenta muy pocos días después de un viaje muy especial a Madrid. Josep Maria Rodríguez, al frente de La Pastisseria (con dos locales en Barcelona), recogió el Premio Memorial Paco Torreblanca al Mejor Pastelero-Repostero en 2013 el pasado miércoles. Otro de los galardones, otorgados por la Real Academia de Gastronomía (RAG), recayó en Paco Roncero, como reconocimiento a su labor como empresario del sector de la hostelería.

Apicius.es entrevistó a Josep Maria poco antes de que comenzara el acto de entrega de los premios. Bajo estas líneas, pueden leerse no sólo sus impresiones, sino los ejes de su filosofía de trabajo: amor por la pastelería y “trabajo, trabajo y trabajo”.

La Pastisseria

¿Cómo valoras la concesión de este premio?

Para mí es un orgullo obtener un premio tan importante como éste, y el reconocimiento que implica. También me siento privilegiado: gracias al apoyo de mi familia, puedo disfrutar de este oficio. Lo que me da este premio es una motivación extra para seguir trabajando en el día a día, para continuar amando a este oficio, para seguir mejorando y para conquistar otros retos.

Hace poco abriste una segunda ‘Pastisseria’, estás sacando un libro adelante, ahora llega este galardón…

Es un aliciente, sin duda. Yo lo veo como un ‘empujón’: hay que seguir trabajando, no bajar la guardia, ser constante… Seguir, seguir, seguir; trabajar, trabajar, trabajar. Todo, en la misma línea que nos ha traído a este reconocimiento y no cambiar.

Tienes menos de 30 años. Eres Campeón del Mundo de Pastelería, en breve recoges otro premio… ¿Cómo se lleva todo eso?

Muy bien. Yo no he cambiado para nada, lo importante es que me gusta lo que hago, me considero una persona muy trabajadora, disfruto trabajando… Y, al final, el sacrifico te da una recompensa.

El premio que te ha concedido la Real Academia de Gastronomía lleva el nombre de Paco Torreblanca. ¿Qué significa eso para ti?

Creo que Paco Torreblanca es uno de los maestros -por no decir el gran maestro- de la pastelería española. Los hechos [toda su carrera] lo demuestran. Él ha sido muy generoso en el sentido de que los grandes pasteleros de varias generaciones han pasado por su casa: es una referencia. Ahí ha compartido su oficio y su saber hacer con todos nosotros. Gente como Oriol Balaguer, Ramón Morató… Es una lista larguísima, podríamos estar hablando horas de quién ha pasado por allí. Así que  para mi, es un orgullo. Y el nombre es totalmente merecido, es el mejor nombre que le podían dar a este premio.

¿Qué es lo que más estás disfrutando de la elaboración de ‘Sweetology’?

Muchas cosas, como poder compartir con mi equipo, y con Ana [su pareja, que le acompañó en el acto], el I+D de las pruebas que hemos hecho. Ha sido duro, pero también ha sido un proceso muy bonito que quedará siempre para el recuerdo. Está siendo una experiencia muy bonita, que siempre vamos a recordar con mucho cariño. Todo lo que hemos aprendido en el proceso de elaboración del libro es único.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies