Ni comida callejera ni un restaurante. Es un punto intermedio entre ambos, pero el concepto es el mismo. Llega al plato en forma de tortas mexicanas, ensaladas, choripanes y empanadillas que ya son un clásico. Hay algo más por detrás, claro: la intención de demostrar que América y Asia tienen mucho en común. El objetivo es que el paladar no lo note. Que sea natural.

Chifa Boteco abrirá sus puertas en muy pocos días. Su ubicación es la misma que la del antiguo StreetXo, en la novena planta del Gourmet Experience de Callao. Es la nueva aventura de Estanis Carenzo, Pablo Giudice y equipo. Son, desde hace tiempo, protagonistas indiscutibles del “algo se cuece en Madrid“.

Fuente de la imagen: Luis Gaspar.

¿Cuál es el germen de Chifa Boteco?

Por un lado, teníamos ganas de un espacio más informal. Por otro, queremos llegar a ser parte de una cotidianidad de calidad, influir sobre eso. Queremos ser un jugador dentro de la cultura culinaria diaria de la gente en España. Boteco es la manera de ser ese jugador.

 

Hablas de “algo masivo, pero de calidad”…

Es que creo que no está separado, aunque ‘masivo’ es una palabra que ahora está mal usada… La idea sobre La Virgen, sobre Picsa y sobre Chifa es la de esa cotidianidad de calidad. Muchas veces, veo lugares de París y digo: “Esta gente come todos los días un pan que yo me tengo que cruzar Madrid para conseguirlo”. Me interesa mucho más esta parte de la cuestión que la más elitista. Me parece que genera más cambios reales.

 

Algo está cambiando en Madrid… ¿Cómo encaja Chifa Boteco?

Está mal decirlo, pero es que nosotros somos parte de ese cambio. Hacemos cosas que nos faltan, que nos gustaría ver. Encima, yo no dejo de ser un ciudadano, de vivir en esta ciudad. La quiero y quiero que la gente tenga ganas de venir acá.

 

¿Cómo has concebido los platos?

Cada uno tiene una historia muy larga. Lo que quiero transmitir con cada uno de ellos es que hay una fusión natural. Siento que me salió bien un plato de fusión cuando la gente no se da cuenta de que lo es. Buscamos la naturalidad, que la gente pueda comer relajada y no esté pensando en otras cosas… hay un mensaje muy puro. Están llenos de sabor, todo tiene un sentido y tampoco hay mucha ‘trampa’ intelectual para impresionar. También hay mucha conexión entre Río de Janeiro y Hong Kong. Hay mucho en común entre América y Asia y quiero empezar a mostrarlo.

 

Chifa Comedor, Chifa Camión y ahora Chifa Boteco… ¿En qué son iguales y en qué son distintos?

Es el mismo concepto en tres momentos distintos o en tres situaciones diferentes en las que se vaya a comer.

 

Chifa Boteco se encuentra en el mismo espacio en el que nació StreetXo… ¿cómo lo valoras?

Para mí es un placer. Somos muy amigos de David y me encanta el concepto que hicieron ellos. El nuestro es diferente: me parece que se complementan y que hacen que Madrid se esté convirtiendo en un lugar interesante para venir, que haya gente que quiera venir para probar cosas. Empezamos a crecer juntos y, ahora, cada uno se va complementando. Está esto, está Cascabel… se genera un ambiente que hace que la gente tenga ganas de venir acá. Las mismas que me dan a mí de ir a París o a Nueva York. Quiero que la gente hable de Madrid como se habla de esas ciudades.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies