Por Javi Antoja y Marta Hortelano. Begoña Rodrigo ha colgado esta noche por unas horas el delantal para enfundarse el traje de pregonera de las fiesta de su pueblo, la localidad valenciana de Xirivella. La cocinera y propietaria de La Salita (C/ Séneca, 12. Valencia) ha logrado emocionar a sus vecinos con un sentido discurso en el que ha revindicado el papel que el municipio ha tenido en su vida personal y en la influencia que ha logrado imprimir para que hoy se haya convertido en una cocinera de reconocido prestigio. Mención especial ha tenido para su familia y sus compañeros de colegio. Rodrigo , protagonista de Apicius 21 y de PastryRevolution, ha destacado la hospitalidad de su pueblo y ha hecho mención especial a sus orígenes como influencia esencial en lo que se ha convertido hoy en día su vida y su cocina. “Yo he nacido aquí y siempre estuve llena de sueños. Tenemos derecho a soñarlos y a perseguirlos, pero nunca hay que olvidar de dónde se viene ni dónde están tus raíces. Es la única manera de poder avanzar”, ha reconocido.

fotografía: Mikel Ponce

fotografía: Mikel Ponce

Te dejamos aquí el texto íntegro del discurso del pregón de Begoña Rodrigo en las fiestas de Xirivella:

“Buenas noches a todos. Qué bonito es estar hoy aquí.

Siempre que se busca a alguien para ser el pregonero de las fiestas es por su popularidad, por ser la imagen que hace más fácilmente reconocible a un pueblo. Sin embargo, de lo que no nos damos cuenta es de que los verdaderos pregoneros sois vosotros, todos y cada uno de los que estáis aquí,que sois los que verdaderamente hacéis que este pueblo sea grande y las cosas ocurran. Que se mantengan las costumbres y la cultura, las raíces…Esas que tiran de ti para que vuelvas cuando te has marchado.

Debo decir que estoy muy orgullosa de ser la pregonera este año. Desde que el alcalde me llamó, sentí la gran responsabilidad de estar a la altura.Pero, nunca imaginé que hacer esto conllevaba un ejercicio de introspección tan brutal. Al fin y al cabo, cuando te propones hablar del lugar que te vio nacer y crecer se despiertan muchos recuerdos ,algunos simplemente dormidos y otros olvidados a conciencia, pero que siguen ahí .Esto ha supuesto una montaña rusa de sentimientos completamente inesperada.

Soy hija de Rosa María y hermana de Sergio y Ruth. Seguro que todos vosotros los conocéis más a ellos que a mí. Yo en Xirivella siempre he sido la hija de, o la hermana de, algo que que siempre llevé fenomenal. Me gustaba vivir en mi mundo. Tanto a mi madre como a mi hermana les gusta más un sarao que a un tonto un chupa chup. Si les hubiera tocado a ellas hacer este pregón, cogerían el micro como Pedro por su casa y os hubieran echado un sermón con tal salero que os hubieran dejado pasmados. Y aquí estoy yo, que me tiemblan hasta las uñas de los pies. Así que he intentado rebuscar entre mis genes para sacar lo mejor de mí hoy.

Desde pequeña he estado en contacto con la gente de Xirivella. Recuerdo toda mi infancia en una trastienda. Es lo que tiene tener una madre autónoma (bonito mundo el de los autónomos), que siempre ha tenido y tiene su negocio aquí. Pero cómo es una chica para todo y siempre ha sacado tiempo para todo, (sólo ella sabe cómo),además de tener la tienda era Clavariesa de la Virgen, de los calvarios del Cristo, presidenta de las amas de casa,presidenta de la finca,fallera de El Cano y madrina de la bandera. Sí, sí,  como lo oyen. Madrina de la bandera con González Lizondo. Era ver una teja y una mantilla y se ponía a mil. Y qué guapa está mi madre con teja y mantilla. Yo me sentía muy orgullosa y mayor cuando a eso de los ocho años me pedía le hiciera trenzas y un moñete para poder clavarse la teja. Estaba tan guapa, es tan guapa…Nosotros, los tres pollitos ,dejábamos que nos vistiera de Cervantes, con puntillas hasta los ojos y le seguíamos el rollo.

Fueron años muy divertidos de vino y rosas. Recuerdo una Xirivella en la que siempre pasaban cosas. Después llegó su digna sucesora. Cómo ser fallera mayor de El Cano no le fué suficiente, se hizo presidenta. Sarao que había Xirivella (que si Xirivella sona ,que si el teatro de Xirivella …que si Adixi) allí estaba ella tan orgullosa de sus chicos de Adixi. Es tan bonito ver como se portan con ella…Mi hermana Ruth siempre ha sido y será la niña de mis ojos. Así que ya sólo me queda hablaros de Sergio. Al tío no se lo ocurre otra cosa que pillar una meningitis de caballo a los 13 años que casi se lo lleva al otro barrio. ¡Pero se hizo más popular en el pueblo que Maradona!

Visto lo visto, ahora todos entenderán porque me metí en un programa de televisión. ¡Porque no tenía otra salida! ¿Cómo me iban a conocer en Xirivella a mí si no era por algo así? Fuera de bromas ,ahora contaré algo de mí, de tú a tú con Xirivella. Esta es la parte difícil  porque siempre lo fácil es hablar de los demás. Si no, que se lo digan a los de Sálvame. Nací en Xirivella hace 40 años. Mis recuerdos de la infancia se centran en el colegio Ntra señora de la Salud, donde estudié. En mi primer dia de cole iba pegada a Mónica Toledo, que seguro anda por aquí. Vivíamos en la misma finca, ella en el primero y yo en el tercero. Nos conocemos desde que nacimos y el primer dia de cole parecíamos siamesas con nuestra cartera rosa. Lo llevábamos todo idéntico. Lo recuerdo como si fuera ayer. Viví muchas cosas con ella y su familia. Su padre, Pedro, hacia los mejores bocatas de jamón con tomate del mundo. Le gustaba andar lo que no está escrito para traer el mejor pan de todo Xirivella y le ponía tanto mimo, ese ingrediente principal que nunca debe faltar en una cocina, que a día de hoy aún sueño con esos bocatas. Y con las tartas de mantequilla, café y galleta de Rafi ,su madre. Pedrito, el hermano (bueno Pedro que ya es padre de dos niños y me va a dar un collejón) era ese amigo que todos queremos tener. Ellos junto a María, una extremeña flamenca que me crió desde los 5 años,  son sin duda mis xirivelleros favoritos. Maria nos hacía torrijas cuando volvíamos del cole. Muy recomendable y 100% lights. Yo más de una vez me he hecho la mala para quedarme en casa y comerme uno de sus bocatas de calamares y las ensaimadas del desayuno. Conservo muchos amigos y amigas del cole que seguro andan por ahí. Recuerdo cómo Sonia, Virginia, Mónica, Raquel y yo nos íbamos más allá de San Ramón para que no nos pillaran. Allí íbamos a fumarnos los primeros pitillos. Si nos llega a pillar Rafi, Moni todavía no se hubiera casado porque seguiría castigada. Últimamente me he reunido con muchos más. Esto de cumplir 40 hace que tengas cenas de celebración cada dos semanas.

Estudié en el instituto Ramon Muntaner. Entonces empezaron a correr malos tiempos en casa. Se acabó el vino y se marchitaron las rosas. Tocó sacar pecho y currar. Me cuesta mucho atinar en los recuerdos en esta etapa,pero sí que sé que en ese tiempo descubrí que nunca había conocido a una tipa tan valiente como mi madre. Recuerdo a este pueblo ,un pueblo generoso,que nos ayudó, que hizo que saliéramos adelante. Recuerdo entrar a trabajar los domingos a las 6 de la mañana porque no me daba tiempo si no a colocar el género. Era abrir la puerta ya no paraba. Os estaré siempre eternamente agradecida.

Me gusta pensar que cualquiera de los ciudadanos de este pueblo,en estos momentos difíciles que vivimos ,si se encuentra en esa misma situación pueda correr la misma suerte que yo en su dia. Del instituto me quedan grandes amigos y un primer novio maravilloso.

Recuerdo la noches en el Vianco,de ahí mi mote de la Freixe, que no lo voy a explicar.Las peladas en la plaza del matadero … y el Kepler… No todo iba a ser malo.

Hace 22 años que marché de Xirivella. Siempre he sido un culo inquieto. Yo creía que finalmente conseguiría un trabajo de 8 horas como las personas normales y aquí me tenéis. Cocinera ,dando servicio 17 horas al día, 360 días al año y feliz. Porque hago algo que me apasiona. En los últimos años, junto a la familia de La Salita hemos conseguido cumplir muchos sueños. Se lo debo todo a ellos, a mi familia y también a este pueblo que me permitió salir adelante. Hace 10 años que regresé a España y casi 3 que soy madre. Disfruto mucho viniendo con mi hijo, mi mini güiri aquí.Es muy divertido estar con él en Casa Rosa. Porque él solo tiene una iaia, Rosa. Bueno tiene 2 ,pero la otra está a 2.500 km y no cuenta. Pero, abuelas. ¿Cuántas abuelas tiene? Para dar y regalar. Toda la que entra allí a tomar un café se lo lleva, se lo trae…Eso es lo bonito que tiene volver a tu pueblo, a tus raíces. Me gustaría que él conociera la cultura de este pueblo, las fiestas, las procesiones. A mí me encantaba cuando salían los carros con las alfábegas y cuando salían con los cohetes, los toros, la feria … Sentarte en Casa Manolo a tomar un helado, subirte a los balcones a tirar cubos de chocolate… Hay muchas cosas que yo he vivido que me encantaría poder enseñar a mi mini guiri. Porque los pueblos somos sus gentes y sus costumbres.

Yo he nacido aquí y siempre estuve llena de sueños. Tenemos derecho a soñarlos y a perseguirlos, pero nunca hay que olvidar de dónde se viene ni dónde están tus raíces. Es la única manera de poder avanzar.

Espero que tengáis unas maravillosas fiestas a las que damos ahora mismo el pistoletazo de salida.

Muchísimas gracias a todos”

Xirivella, 29 de Agosto de 2015.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies