Por Javi Antoja. El presidente de la Academia Andaluza de Gastronomía y habitual colaborador de Apicius.es, Fernando Huidobro, nos hace llegar este delicioso texto sobre lo acontecido ayer en Málaga. Michelines al Sol.

Fernando Huidobro (Málaga). Michelin España de la mano de la Directora Comercial de la Guía, Mayte Carreño, ha vuelto a dar una vuelta de tuerca a la estrategia comercial, claro está, de cara a los medios, su visibilidad, los cocineros y los restaurantes y el mundo gastró en general.
El viernes día 17 de junio y en el seno de un evento muy bien montado de promoción del Grupo Mahou-San Miguel celebrado en el Muelle Uno del Puerto de Málaga, se organizó y celebro un sencillo acto de entrega de las chaquetillas Michelín a los restauranes que ostentan en la guía la categoría y clasificación de Bib Gourmand.
Esta distinción distingue a aquellos negocios de restauración que ofrecen una cocina destacada y sobresaliente que puede ser degustada por treinta y cinco euros (35€). Nos encontramos, por tanto, en una franja de negocios asequibles en cuanto a precios se refiere, pero que dan gran satisfacción a la comensalía. Estamos ante un segmento que me atrevo a calificar como el más digno del sector. Esos locales que todos amamos y a los que nos gusta mucho ir porque nos encontramos comodotes, comemos muy bien, nos tratan sin chalauras y podemos repetir sin cansarnos y sin morir financieramente. Pienso que la palabra honestidad les va de perillas.
La voluntad decidida de Michelin de dar su sitio a estas importantes gentes, empresarios y cocineros, me parece, así de primeras, loable y digna de aplauso. El dar el paso de montar el lío de juntarlos en una celebración como esta, destacarlos, darles su sitio, su reconocimiento y su cariño, más aún. Un homenaje necesario y bien merecido. ¡Bravo!
Además de esto, el tener el valor de romper moldes y antiguas maneras estancas e inamovibles durante décadas, me satisface y llena de esperanza pues soy de los de renovarse o morir.  Si lo hace una compatriota malagueña y andaluza, me engorda las venas pues soy de los de creer y querer a su tierra. Y si por añadidura me consta que lo hace poniendo carnaca en el asador y arriesgando con ello la suya propia, pues, qué quieren que les diga, que olé sus zarajos y chinchulines.
Este ha sido un hito en el devenir de la Guía Michelín, poner el punto de mira en otras constelaciones culinarias y apartarse por un rato al menos de esa guerra de rankines que hay montada en las altas esferas es un acierto pleno, enhorabuena les digo, no lo dejéis. Creo que ésta ha sido “ la prueba del espeto”: si son pequeños y en temporada, salen limpios los lomitos, se come con frescura, sin que huela ni manche a pesar de su grasilla y dejan huella y buen regusto, se habrá superado. El acontecimiento ha cogido por sorpresa a la mundial gastrónoma, que no se oreaba de qué iba la cosa; se ha hecho en su entorno, en su sitio, a la manera debida y discreta propia de la casa, sin grandes fastos ni alharacas. Con elegancia, sencillez y buen gusto.
Le ha tocado en suerte a Andalucía ser la primera comunidad en ponerlo en práctica, ¡bienvenido sea!, pero por algo tiene colocados treinta restas entre los Bib, más que ninguna otra. Aunque también será, digo yo, porque aquí somos receptivos y receptores, tratamos bien a la gente y somos hospitalarios y alegres, tenemos un clima y un sol envidiables y sabemos hacer disfrutar a todo quisque. Tranquilas las masas que ya correrá turno.
Todo transcurrió con normalidad, simpatía y emoción, aquí no se ocultan sentimientos ni se llora tampoco, sino que se vive tal cual viene: fue bonito ver ahí en su casa casi, El Café de París, al Sr. García siendo investido de su chaquetilla Bib por su propio y estrellado hijo José Carlos; fue ejemplar sentir el buen caminar por la vida de Fernando Bigote, también con su hijo, o de  Curro Mayo, éste con su esposa y cocinera de la casa Manolo Mayo; fue gratificante apreciar al grupo jienense de Los Sentidos, Canela en Rama, Cantina La Estación, Zeitúm y Amaranto. Fue un gustazo percibir el exitoso mix catalano-andaluz de Sandra&Nacho de El Gallinero de Sandra, a ver si recordamos como convivir de nuevo, o  reconocer labores largas como la del Al-Zait sevillano. Fue gloria bendita ver calzarse el chaquetón a Mauro Barreiro de su Curiosidad, observado por su mujer en la corta distancia; fueron muchas las emociones y las emocionadas pues hay alta representación y gama femenina entre Bibs; y fue elegante ver a Dani García colocarle su chaquetilla a su jefe de cocina de Bibo, Antonio Ruiz.
Dani dio en el clavo al hablar con agudeza, sinceridad y certeza; dar de comer bien por 180 pavos, es fácil, lo difícil es hacerlo por 35.
Por un día los Bibs fueron Vips, ¡qué gustazo!. Ojalá sea más a menudo. Bib-ba-y-saluda.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies