Adiós al artista italiano que promocionó la gastronomía italiana y que soñó elBulli.

“Hoy en día se pierde Bob Noto. No hay ningún cocinero del mundo, ni tampoco gourmet que no conocía su nombre. (…) Fue el primer fotógrafo. Ferran Adrià, Davide Scabin, Carlo Cracco y todos los grandes pusieron sus platos sobre un fondo blanco, fotografiados de la manera correcta en el momento adecuado, cual fotógrafo de guerra, congelaba momentos irrepetibles (…) Los que lo conocían bien, más allá de la copa de cristal, han seguido el valor humano pero estos son historias más íntimas. La luz es la tierra, en el cielo pueden acoger las copas”. Así reza el obituario publicado por Reppublica.

El hombre que más veces visitó elBulli siempre supo –posiblemente antes que nadie– de la trascendencia de la obra de Ferran Adrià. Tuve ocasión de compartir mesa con él en Le Calandre de Massimiliano Alajmo y en alguna trattoria en Milán, coincidiendo con Identita Golose de Paolo Marchi. Se ha ido pronto, con 63 años.

Nuestro mayor homenaje es reproducir parte de su obra que cedió para la edición especial de Apicius (edición número 17) con motivo del cierre del restaurante que tantas veces había soñado: elBulli.

 

elBulli por Bob Noto

Ferran Adrià tiene una especial predilección por Bob Noto. Nacido en Torino en 1956, es un gastrónomo muy reputado y está considerado uno de los mejores conocedores de la cocina creativa contemporánea. Su doble afición por la gastronomía y la fotografía, unido a sus indudables dotes artísticas, lo ha llevado a realizar una obra insólita, muy original. Es sin duda uno de los fotógrafos gastronómicos más importantes de la actualidad. Su relación con elBulli se remonta a 1993, cuando comió por primera vez. Atacado por la bullimia que le provoca este restaurante, acude cada año varias veces –guarda memoria escrita de las 80 veces que ha comido en él–. Como si se tratara de un ritual ineludible y siempre fascinado. Así nació una sólida amistad entre Ferran y Bob. El fruto de esta complicidad y admiración mutua es la serie de obras fotográficas que Bob Noto realizó sobre la cocina bulliniana, de la que aquí os ofrecemos una muestra. Las imágenes elaboradas por este artista reflejan muy bien el sentido que Ferran Adrià ha dado a su cocina. El juego, el puro divertimento, son el motivo utilizado por Bob Noto para que el observador encuentre complicidades y guiños que relacionan el arte y la cocina de elBulli con otros motivos del mundo contemporáneo. Este cruce entre distintas disciplinas es precisamente una de las pasiones de Adrià. Apicius 17.

Mosaico de coco-choco (1991) Apicius

 

Cappuccino de habitas a la menta (1995) y Espárragos verdes con ceps, suero de parmesano y nueces de macadamia (2001). Apicius

Tête de noir(1981) y Caipirinha-nitro con concentrado de estragón (2004). Apicius

 

Sopa de pomelo rosa con estragón y praliné salado de sésamo negro (2003) y Granizado salado de tomate con orégano fresco y manjar blanco (1992). Apicius

 

Ajobando (1996) y Huevo de oro (2001). Apicius

Por Javi Antoja

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies