Ángel León ha recibido el galardón en la noche del 23 de octubre en Nueva York. Ha sido, además, en el marco de la New York Summit 2018, un relevante evento de excelencia, management y liderazgo en Estados Unidos

La Inspiring Committed Leaders Foundation (ICLF) de Nueva York organizó recientemente una cena de gala con motivo del New York Summit 2018. Durante su transcurso, tuvo lugar una entrega de galardones. Ángel León ha recibido uno de los premios especiales, tal y como adelantó Apicius.es en este artículo. El reconocimiento ha sido “otorgado por su contribución a la gastronomía internacional”, explica Aponiente en un comunicado de prensa. De igual forma, el chef consigue “posicionarse como uno de los referentes mundiales que apuestan por la alta cocina vinculada al medio ambiente”.

Con estos premios, la ICLF busca “destacar la excelencia de empresas y personas hispanas que aportan valor en la comunidad internacional”. Entre el resto de galardonados se encuentran David Bisbal e Irene Villa.

Un discurso con mar, Cádiz, Andalucía y España

A continuación, Apicius.es reproduce el discurso que pronunció Ángel León tras recoger el premio:

“Para mí es un sueño estar aquí. Soy cocinero, me llamo Ángel León y vengo de un sitio de España inédito y único, que es Andalucía. Y de un pueblo llamado Cádiz… Tuve la suerte de enamorarme del mar, como un psicópata, absolutamente. Tuve la suerte de elegir un pueblo difícil, con la tasa de paro más grande de Europa, para intentar contar al mundo que vivía en un sitio único. Para contar al mundo que, en el mar, queda todo por descubrir. Y nos creímos que podíamos contribuir a la gastronomía. Cogemos el pescado que se tira al agua, el pescado que el ser humano no quiere, y es el que se sirve en mi restaurante. Es el pescado que se sirve en mi casa. En mi casa no entran pescados conocidos, se descubren nuevos ingredientes, como el plancton marino… Gracias a él respiramos todos aquí, el 50 % del oxígeno lo produce el plancton. Y, sobre todo, nos creímos que desde El Puerto de Santa María, desde Cádiz, se podía soñar con que, algún día, el mundo cogiese un avión para venir a conocer nuestro restaurante.

Gracias a mi tripulación, sin ellos no sería nada. A mis padres. A mi equipo. Gracias a ustedes por el premio, un auténtico sueño. Y viva Cádiz“.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies