130607165741-vicente_patinno

Vicente Patiño es cocinero por los cuatro costados.
Costado 1. Sal de Mar, donde obtuvo el Premio al Cocinero Revelación de Madrid Fusión.
Costado 2. Donde maduró como cocinero y empezó a forjar una culinaria propia rodeado de un equipo fiel que le seguiría desde entonces.
Costado 3. La Embajada. Le otorga una nueva dimensión al restaurante de aspecto palaciego que transitaba sin pena ni gloria por la gastronomía valenciana.
Y costado 4. La definitiva. Comprobar que es posible, que en un ambiente hostil se puede. Hoy, 31 de julio, Vicente Patiño ha conocido por última vez en La Embajada. El proyecto personal está en marcha. Chef y propietario. Los que queremos bien a Vicente se lo decíamos una y otra vez. No es un cocinero para estar en segunda fila, expuesto a caprichos de la propiedad. Hoy es el día. Hoy empieza a forjarse el nuevo proyecto personal de Vicente Patiño.

– Nos alegramos mucho Vicente. ¿Se puede decir que ahora estás preparado para llevar adelante un proyecto personal?
– Al 100%. Me veo con la ilusión, con la fuerza necesaria para llevar este proyecto adelante. Si existe el momento es éste. Se me han alineado los astros.

– ¿En qué has cambiado para que sea ahora el momento y no cuando tu etapa en Oleo terminó?
– Estaba anímicamente destrozado. Ahora me siento fuerte. Tengo muy claro lo que quiero hacer, cómo lo quiero hacer y quién quiero que me acompañe.

– ¿Dejas La Embajada porque va mal? ¿Cuál es el motivo?
– Va bien. Hoy mismo hemos dado un servicio al mediodía de 35 personas. Ha sido una decisión de mutuo acuerdo. Hemos quedado francamente bien. Y me voy agradecido. A partir de mañana cada parte nos vamos a centrar en lo que nos trae entre manos. Ellos con el enfoque que entiendan han de darle a La Embajada y yo con mi cabeza a mil por hora pero con la tranquilidad necesaria para pensar miuy bien las cosas.

– Un proyecto personal, ¿es el momento de empezar a jugar en la Liga de las Estrellas?
– Francamente, voy a crear mi propia Liga. Quiero ser feliz cocinando y llegar a todo el público. Me siento más maduro que nunca y he logrado asimilar la máxima de que para cocinar hay que ser feliz.

– ¿Quién te acompaña en este proyecto?
– Mi mujer Alicia. Y posiblemente la gente que está conmigo desde hace ya muchos años. El núcleo duro de la cocina se va conmigo.

– Oferta, nombre… Avánzanos.
– Voy a montar un local que se asemeje a la cocina de mi casa. Sin grandes lujos. Quiero que el lujo esté en el plato. Iré al mercado volveré a “mi cocina de casa” y cocinaré para esas 30 personas que vengan a visitarme a casa. Quiero atender todos los aspectos. ¿El nombre? Ya se sabrá. En breve. Te avanzo que será muy casual y muy acogedor.

b
c
Captura de pantalla 2013-07-31 a la(s) 21.29.37
d
h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies