Por Javi Antoja de la Rosa. La chef del restaurante brasileño “Maní”, Helena Rizzo, fue galardonada con el premio “Veuve Clicquot” a la Mejor Chef Femenina de América Latina de 2013 y, este año, ha sido nombrada Mejor Chef Femenina del Mundo.

Extracto del artículo publicado en Apicius 19 sobre Helena Rizzo.

El Amor, por Jãvi Antoja de la Rosa. Cuando el amor aparece A veces, sólo a veces, se siente esa conexión especial al entrar a un restaurante. En Maní sucedió desde la primera visita. Tras varios viajes a Brasil fui cayendo en la cuenta que Helena y Daniel se convertían en visita obligada. Ella y él. Él y ella. Perfecta combinación. Dulzura y garra. Sensatez y locura. Cada uno de estos adjetivos no definen por separado ni al español ni a la brasileña. Ambos podrían verse identificados en ellos…

imgCrop

Helena creció y vivió interesada en la cocina, casi de manera obsesiva. Es evidente que es una preciosidad. Pues bien, decidió empezar a trabajar en el mundo de la moda ya que las modelos comían ‘by the face’ en los restaurantes más importantes de la ciudad, que solían ser además los más chic. Se rompe el mito. ¿Quién dijo que las modelos no comen? Aquí sucedió todo lo contrario. Helena supo utilizar su belleza para disfrutar en lo gastronómico. Años más tarde, aprovechando la doble nacionalidad, viajó hasta Italia para trabajar en cocina tras varios escarceos en Brasil. No hubo la conexión que ella deseaba. ¿Desánimo? En absoluto.

Cuestiones azarosas de la vida hizo que recayera en El Celler de Can Roca. Jamás podía imaginar que cruzar la puerta del mejor restaurante del mundo le iba a cambiar tanto la vida. Más bien, le iba a dar sentido a su vida. Servicio tras servicio, complicidades tras broncas y sentimientos tras quemaduras en los brazos… surgió el amor. Daniel Redondo, que llevaba 13 años siendo el jefe de cocina de El Celler y Helena Rizzo se habían enamorado. Suena a cuento de hadas, pero es así. Yo sé cómo él la mira a ella y viceversa. Durante la sesión fotográfica en el Studio de Sergio Coimbra las atenciones el uno con el otro quizás te muestran cómo debería ser una relación…

ika_redondo

Y Helena raptó a Daniel y Daniel se dejó raptar. São Paulo se convertía en su nuevo feudo. Maní abrió las puertas hace unos 6 años y, transcurrido este tiempo, la magia del lugar sigue embrujándome, y cada día más. Producto brasileño y técnica mamada, aprendida y aprehendida en El Celler convierten a Maní en un restaurante único, diferente al resto. Ya puede estar sentada Gisele Bundchen, como así fue, al lado durante la cena pero, perdona bonita, Maní es mucho Maní. En este periodo los reconocimientos han sido muchos pero, a pesar de todo, siguen trabajando con la cabeza gacha y con dolor de espalda al final del día.

Porque a veces el amor duele. …Y ese amor se ve reflejado en sus platos. …Y esas miradas cómplices se trasmiten en cada bocado. …Y Helena y esa cara tan hermosa. …Y Daniel y esas ganas de dar guerra. …Ellos. …Maní.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies