Apicius Casa Paloma

A ver cuánto tardan en los “bautizadores” en decir que Casa Paloma es un “asador”, incluso el mejor de Barcelona. Lo que resulta evidente es que lo que probamos ayer es digno de desmayo e incluso de orgasmo gastronómico. Y para eso no es necesario poner calificativos raros. Casa Paloma presenta platos que forman parte de la identidad, que están presentes en nuestra memoria gustativa, huyendo de artificios para centrarse en la esencia. Y punto. Ni más ni menos, que no es poco.

la foto 1-1 la foto 2-1

Nos llegó la noticia de que una novedad va a implantarse a partir del próximo jueves 17 de octubre en Casa Paloma: chuletones de buey gallego de larga maduración (150 días el de la fotografía). Hablamos de un restaurante con capacidad para 120 comensales (lleno todas las noches, se recomienda reservar), donde Enrique Valentí -del que luego hablaremos- ejerce de maestro de ceremonias. Casa Paloma es un restaurante de gente guapa, sí. De gente bien, también. Pero, ojo, no nos despistemos. No se trata de un local de esos para ver y dejarse ver. Prohibido levantar la mirada del plato que vienen curvas. Carnicas Lyo (de origen gallego) se une a la aventura de Casa Paloma como proveedor de unas carnes exclusivas de larga maduración. Origen gallego, evidentemente. 150 días después ahí estaba…

Apicius Casa Paloma

Enrique Valentí estudió en la Escuela de Hostelería de Madrid y se formó en Cabo Mayor (Madrid), el hotel Palace de Madrid, Lúculo (Madrid), el hotel Bahía del Duque de Tenerife y el Drolma (Barcelona).Tras su primera aventura en solitario como propietario, el Valentí de Barcelona (junto a la Plaza de Sant Jaume), que dirigió durante tres años, trabajó como chef ejecutivo y gestor del Brown, también en Barcelona. Posee los premios Taittinger (1999 y 2004) y el Campeonato de España de ACIRE. Es copropietario y gestor de Casa Paloma. Nuestra charla se perdió entre el humo de su habano y, admito, que me ganó desde el minuto 1. Señores, a nadie le queda una americana como a él. Elegancia en el trato. Un lujo para Casa Paloma pero, sobre todo, para nosotros los clientes y comensales.

Indispensable: el steak tartar, la cecina y las anchoas.
Apicius Casa Paloma

Apicius Casa Paloma

la foto 3-1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies