Desde un sentido homenaje a la familia hasta un reconocimiento a los mayores, pasando por una promesa: ir a cocinar a la sede de la asociación de mujeres. Francis Paniego tuvo palabras para ellos, y para muchos más, el pasado fin de semana. El chef de El Portal de Echaurren fue el encargado del pregón de las fiestas patronales de Ezcaray, en honor a San Lorenzo. El cocinero también recibió el que, para él, es el reconocimiento “más bonito”: ser nombrado Hijo Predilecto de la localidad riojana, su pueblo.

Presentamos un resumen del pregón de Francis Paniego, lleno de agradecimientos, a su equipo, a su familia, a un pueblo y a su gente. El discurso completo, que recomendamos leer, se encuentra en el blog del chef.

Francis predilecto

Fuente de la imagen: blog de Francis Paniego.

– Hacer el pregón de las fiestas de San Lorenzo, hacer un pregón en tu pueblo, supone una gran responsabilidad y un gran honor. Desde luego nunca tendré mejor escenario para daros las gracias a todos”.

– [El reconocimiento como Hijo Predilecto de Ezcaray es] “la más bonita distinción que he recibido y que recibiré nunca”.

– “Lo recibo, emocionado, muy  contento y orgulloso, pero permitidme que lo interprete como un reconocimiento que se nos da a todo nuestro equipo. A mis padres, Félix y Marisa […], padres buenos, honrados y generosos que me dieron la formación, facilitaron los medios y por ultimo consintieron el sueño del Portal de Echaurren. A Chefe, mi hermano y compañero, y a mis hermanas, Marta y Marisa. A nuestro hermano Luis Ángel; el destino nos impidió compartir esta aventura, de la que tú tanto me hablabas y con la que me hiciste soñar. Por supuesto, también, a los que forman parte ahora y a todos los que habéis formado parte alguna vez de la plantilla del Echaurren. Gracias a todos”.

– “Estos días no he dejado de acordarme de nuestro tío Pedrito Echaurren y de la tía Andrea, fundadores de nuestra casa hace más de 120 años, de la tía Cristina y de nuestros abuelos Julia y Luis, espero que ahí arriba, os sintáis orgullosos”.

– “No quiero dejar de citar a mi mujer Luisa y a mis hijos, Berta, Quique y Teresa, ya que sin vuestro apoyo, y comprensión, sin vuestros besos, no me hubiera sentido capaz de perseguir este sueño”.

– “Soy muy consciente de la importancia que tiene mi pueblo en nuestro trabajo. Ezcaray enriquece nuestra cocina, la inspira y le da personalidad. De hecho, la segunda Estrella Michelin llegó gracias a un menú que titulamos ‘Recorriendo el valle’ y que rinde homenaje a los productos de aquí, a sus paisajes, a sus artesanos y a sus gentes. Estoy seguro de que nada sería igual y difícilmente hubiéramos conseguido los reconocimientos que hemos logrado en el Echaurren, si estuviéramos en otro lugar”.

– “Estaréis de acuerdo conmigo, en que seguramente existan otros lugares tan bonitos como el nuestro. Es verdad que este valle posee unas cualidades que le confieren una belleza muy especial. Entonces,  ¿qué distingue a un pueblo de otro? ¿De dónde proviene ese aire, ese estilo que gusta a todo el mundo? Son las personas, son los seres humanos los que convierten las cosas y los lugares en algo especial”.

– “Entre los vecinos de Ezcaray hay actualmente personas muy trabajadoras, grandes emprendedores, grandes deportistas, pero sobre todo Ezcaray está repleto de personas enamoradas y volcadas con su pueblo. El Echaurren es uno más y nos sentimos orgullosos de contribuir a dar realce a Ezcaray”.

– [Tras reconocimientos a asociaciones, industrias y cofradías de Ezcaray] “Por último, permitidme nombrar el buen hacer de mis compañeros hosteleros, de hoteles y apartamentos, de bares y restaurantes de Ezcaray, que en los últimos años han hecho un esfuerzo tremendo por modernizar sus instalaciones, cuya calidad de sus mesas, terrazas y elaboraciones llaman la atención y son la envidia de otros pueblos”.

– “Los éxitos personales de uno, nunca nos pertenecen del todo. […] Nuestros logros nunca serían posibles sin el trabajo de los que nos acompañan calladamente y de los que antes nos precedieron”.

– “Hoy Ezcaray es importante, y eso lo hemos conseguido entre todos, nadie nos ha regalado nada,[…] con grandes valores como bandera, como la colaboración, la generosidad, el esfuerzo, la honestidad, la humildad, la nobleza, la pasión, siempre desde el respeto”.

– “Si alguien nos pidiera la receta de como se hace un pueblo así, ¿qué le podríamos decir? […] Le podéis decir lo que los cocineros decimos siempre: necesitareis un buen producto, y cuándo lo tengáis, debéis respetarlo y tratarlo con mimo para no estropear el plato. Un poco de creatividad le vendrá muy bien, paciencia, estar muy pendiente y sobre todo echarle mucho amor y cariño”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies