El tomate es uno de los productos más apreciados por los mejores cocineros. Apicius.es expone algunas de las características que lo hacen único

Fuente de la imagen: Flickr.

El apreciado tomate. Fuente de la imagen: Flickr.

Es raro que no aparezca en los menús degustación de los mejores, siempre y cuando esté de temporada. Más de un cocinero, como Albert Adrià (Tickets, Barcelona, una estrella Michelin), confiesa que es su ingrediente fetiche. Y Fina Puigdevall (Les Cols, Olot, dos estrellas Michelin) comenta que su personaje histórico preferido es Cristóbal Colón por los productos que hoy en día se pueden cocinar gracias a su descubrimiento, entre los que se encuentra.
El tomate (Lycopersicom esculentum) es imprescindible y muy apreciado por grandes cocineros. Apicius.es ofrece algunas razones a continuación:

  • Es popular. Muchos expertos afirman que, técnicamente, el tomate es una fruta. Aún así, está considerado popularmente como una hortaliza. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente afirma en algunos de sus documentos que es la más difundida en todo el mundo, y la de la mayor valor económico.
  • Es nutritivo. Atesora nutrientes de gran valor para los expertos en nutrición. Con una composición mayoritaria a base de agua, el tomate es rico en vitaminas A y C, con un aporte considerable de hidratos de carbono. Pero su gran tesoro es el licopeno. Éste no sólo le confiere su color rojo. Además, presenta un alto poder antioxidante, asociado a la prevención de enfermedades cardiovasculares y de distintos tipos de cáncer. También contiene fitosteroles, que jugarían un importante papel porque reducirían los niveles de colesterol en la sangre.
  • Es historia… Son muchos los historiadores que sitúan el origen del tomate en Perú. Así, fue introducido en Europa por los conquistadores españoles. Desde entonces, forma parte imprescindible del día a día de cada hogar.
  • … y no sólo gastronómica. No siempre fue un bocado apreciado desde el punto de vista culinario. El tomate no comenzó a cocinarse hasta el siglo XVIII, cuando comenzó a cultivarse con fines alimentarios. Hasta entonces, desde el siglo XVI, habría sido un planta ornamental.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies