La luminiscencia recién llegada del mar ilumina desde este mismo mes de Noviembre la sala y las creaciones de Aponiente.

Para #Apicius27 (de inminente publicación) realizamos las primeras fotografías que Ángel León se hizo con la luz. Ángel León (Aponiente) junto a Javi Antoja (director de Apicius) y el fotógrafo Mikel Ponce encerrados a oscuras el pasado mes de julio. Y, de repente, la luz!!! Ángel tiñó de azul y blanco el taller I+D. Y la Canon de Mikel se volvió loca. El resultado lo comprobaréis en la página 150 del Cuaderno.

Estamos ante un hito histórico en la gastronomía. “¡¡¡Hemos atrapado la luz!!!” El ser humano alimentándose por primera vez en la historia de la humanidad con la luz del mar. Ángel León consigue otro de sus sueños, uno que llevaba persiguiendo desde hace años.

cwkxpomwaaelsdv

© Alvaro Fernández Prieto

Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío:
claridad absoluta, transparencia redonda.
Limpidez cuya entraña, 
como el fondo del río,
con el tiempo se afirma, 
con la sangre se ahonda.
¿Qué lucientes materias duraderas te han hecho,
corazón de alborada, 
carnación matutina?
Yo no quiero más día 
que el que exhala tu pecho.
Tu sangre es la mañana 
que jamás se termina.
No hay más luz que tu cuerpo, 
no hay más sol: todo ocaso.
Yo no veo las cosas a otra luz 
que tu frente.
La otra luz es fantasma, 
nada más, de tu paso.
Tu insondable mirada 
nunca gira al poniente.
Claridad sin posible declinar. 
Suma esencia
del fulgor 
que ni cede ni abandona la cumbre.
Juventud. 
Limpidez. 
Claridad. 
Transparencia
acercando los astros 
más lejanos de lumbre.
Poema de Miguel Hernández

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies