Comienza la temporada de fogonero noruego fresco, una variedad de bacalao procedente de las frías y cristalinas aguas del norte de Europa. Se distingue de otras especies por la línea en la piel que recorre longitudinalmente ambos lomos. 

Al ser un pescado que nada contracorriente, su carne tiene una textura firme y color gris claro. Es especialmente rico en proteínas, vitaminas D y B12 y aporta, también, selenio y yodo, indispensables para un buen funcionamiento del metabolismo.

Tiene un sabor característico dentro de la familia de los pescados blancos, y puedes encontrarlo fresco en tu pescadería a un precio muy asequible, lo que hace que sea una muy buena opción para la cocina del día a día en las preparaciones clásicas como el horno, rebozado, a la plancha, al vapor o en guisos.

El fogonero noruego comparte familia -peces gadiformes- con el Skrei, el bacalao fresco y el bacalao tradicional o salado. Además, procede de compañías pesqueras certificadas con el sello azul MSC, que indica que es pescado de captura salvaje certificado como sostenible, y cuanta además con la garantía de los productos del Mar de Noruega.

Te proponemos utilizarlo para un delicioso revuelto con setas shitake, una purrusalda, una fideuá o unos soldaditos de Pavía. Encuentra las recetas y fotos aquí.

En España se consumen alrededor de 200.000 toneladas anuales de pescado blanco, de las cuales el 22% tiene un origen noruego. 

Productos del Mar de Noruega. En la actualidad, Noruega exporta una amplia variedad de especies de pescado a 145 países y es el segundo exportador de pescado y marisco del mundo. España es uno de los cinco países con el mayor crecimiento en importación de pescado de Noruega y se sitúa como el séptimo mercado en relevancia para Noruega. Las especies noruegas más apreciadas por los españoles son salmón, bacalao, skrei, trucha del fiordo y cangrejo rojo real. 

Por otro lado, destaca indudablemente el salmón noruego. El salmón noruego es uno de los pescados protagonistas de las tendencias gastronómicas del momento. Alabado en todo el mundo, este pescado azul de delicioso sabor se ha convertido en los últimos años en uno de los más consumidos por los españoles.  

La clave de su éxito radica en su alto valor nutricional, su gran versatilidad a la hora de prepararlo y su calidad y frescura excepcionales, que se consiguen al ser criado en las aguas frías, puras y cristalinas de los fiordos noruegos. 

Noruega, el país del pescado. Con sus más de 130.000 km de costa, Noruega es una nación eminentemente enfocada al mar, en la que tanto la naturaleza como sus gentes, su cultura y la apuesta decidida por la ciencia y la innovación se alían para producir de manera sostenible uno de los mejores pescados y mariscos del mundo.    

Gracias a una situación geográfica privilegiada, en un punto del globo en el que las frías aguas del Ártico confluyen con la corriente cálida del Golfo, esta ubicación única proporciona la corriente y las temperaturas idóneas para los pescados y mariscos, así como una costa con islas, islotes y profundos fiordos. Se crea así un entorno natural excepcional, en el que se dan las condiciones de vida perfectas para la cría del salmón atlántico.

Valor saludable. El salmón noruego se cría en las granjas de acuicultura ubicadas en las frías aguas de los fiordos, donde crece adquiriendo un sabor puro y fresco, grasa veteada, un atractivo color anaranjado y una textura firme. Todas estas cualidades convierten al salmón noruego en un auténtico placer para el paladar. 

Pero el salmón noruego no es solo un producto muy valorado desde el punto de vista del sabor, sino que se trata un de alimento muy saludable, con unas excepcionales propiedades nutricionales. Comer salmón noruego es una forma deliciosa de incorporar proteínas, vitaminas—contiene vitamina D, vitamina B12 y vitamina A— y micronutrientes saludables en la dieta.

Así, el salmón en una fuente de proteínas saludables cuyo consumo produce importantes efectos positivos en el organismo, ya que mejora la salud del corazón y de la función cerebral y fortalece el aparato óseo, entre otros beneficios. 

En gran parte, el alto valor saludable del salmón se debe a su elevado contenido en Omega 3, un grupo de ácidos grasos que previenen y retrasan el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, contribuyen a mantener los niveles normales de colesterol y, además, son una pieza clave en el desarrollo del cerebro. 

El salmón también aporta selenio, muy importante para el sistema inmunitario, ya que contraataca en procesos perjudiciales para el organismo y porque parece proteger contra agentes contaminantes como los metales pesados; y yodo, fundamental para el metabolismo de las células.     

Un pescado con múltiples posibilidades. El salmón noruego es un producto muy versátil que admite múltiples preparaciones, tanto en fresco, como en el poké, el sashimi o el popular sushi, como cocinado y que gusta a todos los paladares, desde los más gourmets hasta los niños. 

Ya sea en recetas para toda la familia, como en platos más elaborados para ocasiones especiales, el salmón noruego se adapta a todo tipo de preparaciones.  

Además, su seguridad alimentaria está garantizada durante todo el proceso, desde la cría hasta que llega fresco a la cocina, y cumple con los más altos estándares y controles de calidad. Por último, al ser un pescado de acuicultura no tiene riesgo de anisakis, por lo que no es necesario congelarlo antes de cocinarlo, aunque se vaya a consumir crudo.  

Puedes encontrar una gran variedad de recetas, de diferente nivel de dificultad, en www.mardenoruega.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies