Maquetación 1

No podemos vivir sin comer

La comida, casi por definición de la vida misma, está anclada en la biología y la materia, y ha acompañado noblemente al ser humano desde siempre en todo su gran viaje vital. De hecho todo lo que comemos es una forma de relacionarnos con aquello que nos rodea, es algo que literalmente ingresamos a nuestro “ser”. En una mirada posible, somos lo que comemos.

Comemos para vivir, pero también en alguna manera vivimos para comer (explorar lo que nos rodea), ambas miradas no son separables.  Si lo llevamos a las nuevas teorías de la materia, la comida es en realidad información. Información que entonces agregamos a nuestro ser y que por ende nos afecta decididamente. Somos lo que comemos.  Por de pronto la comida es clave en nuestra salud, de hecho es la mejor medicina disponible desde siempre.  Los remedios pueden ser vistos como una forma de comida, es algo externo que ingresamos a nuestro organismo y que nos transforma biológicamente.

Por ello, el tema de la alimentación está asociado y más bien entrelazado a toda esa trayectoria evolutiva del ser humano.  La alimentación además, se movió desde una necesidad puramente biológica o de sobrevivencia, a otra mucho más compleja e integral en la experiencia humana, tal como ha sido esta evolución en su esencia.

Así, en el camino, junto con el mejor vivir, surgió de manera espontánea y natural la gastronomía que es una de las expresiones más complejas de la relación entre comer y vivir.  La gastronomía lleva la alimentación a sus expresiones más sofisticadas, más creativas, más aventureras, más experienciales en su sentido general. La gastronomía agrega ideas, valores, innovación, experimentación, cruces de dominios, alegría etc..

En el comer y vivir, esta última palabra evoca mucho más que una experiencia puramente biológica; vivir es también una experiencia emocional, intelectual, y espiritual.  Cuando comemos una comida rica preparada por mamá, no sólo hay nutrientes biológicos, hay otros componentes maravillosos que van acoplados en la comida.  Más aun, estas quedan en la memoria emocional de manera inexplicable. Todos recordamos sabores y situaciones familiares asociadas a las comidas.  Cuando hacemos una reunión social, la comida juega un rol central en el establecimiento de la atmósfera que queremos vivir.  Esto puede ir desde un simple acompañamiento que favorece la reunión misma, hasta regalos gastronómicos preparados por el anfitrión. A veces todos aportan con comida a la reunión y de esa manera se expresan a si mismos y construyen el ambiente en forma colectiva.  En fin, la comida es un actor relevante en general en las reuniones sociales.  Por ello, esos sabores quedarán asociados a emociones (positivas las más de las veces).  Y esas emociones están siempre disponibles para re-conectarse con esa situación y también las ideas.

Camino a la psique. La consciencia

La consciencia de ser conscientes, es una parte más bien tardía del desarrollo evolutivo del ser humano. Los animales tienen una consciencia primaria, pero no saben que la tienen. Nosotros somos conscientes de ser conscientes, y eso es único.

La consciencia es la parte exterior de nuestra psique, la más lejana a la biología, aunque por supuesto está anclada en esta, particularmente en el cerebro.  Aquí vive nuestro personaje social, el YO (la máscara) y también vive el EGO que es algo así como el administrador general de todo lo consciente.

Pero en la psique hay una parte interior, profunda, que es lo inconsciente, de donde vienen los sueños, donde están los arquetipos, y que es administrado por lo que Jung llamó el SELF o a veces el SI MISMO y que “vive” por así decir donde la energía vital se transforma en energía psíquica. Es como la desembocadura de un gran rio al mar, en que las aguas se mezclan y conviven. Existe un inconsciente colectivo que es común para todos y donde están archivados los arquetipos de la evolución. Es la memoria de los 2 millones de años.

La gastronomía viene a nuestras vidas junto con la consciencia. De hecho nuestro personaje social siempre tiene un “modo característico” de relacionarse con la comida, de resolver su propia ecuación entre comer y vivir. Hay gordos y flacos, hay personajes sofisticados al comer, otros son más simples. Hay vegetarianos y carnívoros, hay veganos y otros. Todos tenemos lugares favoritos para comer, todos tenemos gustos de comida bastante claros, en fin. Es un tema muy central en la consciencia.

Hoy la consciencia nos permite además explorar y elaborar la relación entre comer y vivir, y dejar que esta sea sólo espontánea para pasar a ser algo trascendente con nosotros mismos.  Que sea algo consciente. Todo lo que como me transforma, pero no siempre estamos consciente de ello. Si lo estuviera, mi relación personal COMER-VIVIR sería otra, y por lo tanto YO sería otro. Elaborar esta relación es una manera agradable y positiva de conocerme a mí mismo y también una manera de conocer a los demás. Hay aquí mucha sabiduría acumulada.

La consciencia, además y casi mágicamente, nos permite “agregar” a la comida nueva información que alimente también a la psique, al alma, a las emociones.  Simplemente no es lo mismo una comida preparada con amor que se siente, que un sándwich en la esquina. Cuando un cocinero es un verdadero maestro, su cocina tiene una visión personal de la relación comer vivir, tiene intención, tiene sentido. El ser humano requiere sentido. La felicidad, según Tal Ben Shahar es el goce del presente pero con significado, con sentido.  En la comida se pueden fusionar ambos si le agregamos la consciencia.

Y todo ello es parte de la información que va en la comida y que nos va a transformar aunque no sea evidente en un inicio.  Cuando usted se comió el filete más rico que ha comido en toda su vida, algo interno le pasa en su percepción del mundo, de lo posible, de lo que da éxtasis, y que es más allá de lo rico en sabor propiamente tal.  Igual cosa ocurre cuando usted tuvo una experiencia novedosa en gastronomía que su ser interno le dice que la quiere repetir. Un click ocurrió ahí.  Todo ello pasará a ser una memoria en su existencia, y podrá volver desde ahí a la experiencia, a las emociones, a las ideas asociadas.

La alquimia esencial

¿Cómo es posible que lo exterior literalmente se acople a su ser?  De hecho biológicamente somos aquello que comemos, y también lo somos en parte psicológicamente por todo lo que el comer lleva asociado.  Pero cómo puede llegar todo ello a formar parte de mi propio “ser”, es un gran misterio.

Ahí opera la alquimia eterna, en que algo externo y lo interno literalmente se fusionan, se hacen uno indivisible.   Esa alquimia ocurre de manera “natural” o espontánea si le querernos dar un apelativo.

Pero hay también otra alquimia maravillosa, que es todo lo que ocurre en la “cocina” que es el proceso de preparación de aquello exterior que vamos a incorporar a nuestro “ser”.  Cuando aprendamos a entender la cocina como un grandioso laboratorio de alquimia, entenderemos verdaderamente la relación entre comer y vivir.  La alquimia siempre buscó la Piedra Filosofal, es decir el secreto de la vida, aquello que une a los cuatro elementos fundamentales de la alquimia, el fuego, el aire, el agua y la tierra. Una tortilla de patatas española sólo tiene cuatro ingredientes y el secreto es las múltiples formas de hacerla, que las hace todas distintas.  Hoy experimentamos en gastronomía molecular, una nueva forma de alquimia que se experimenta en la relación del vivir y comer.

Maquetación 1

La propuesta de Ñam

Ñam propone a la sociedad hacer cada vez más consciente la relación comer-vivir, y de esa manera, mientras gozamos,  además nos transformarnos profundamente a nosotros mismos, mientras vivimos la aventura de la vida en que simplemente estamos obligados a comer.

La clave en este proceso, es la memoria.

La memoria no es sólo un archivo estático o un banco de datos. La memoria es el fundamento de vida. No puede haber vida sin alguna forma de memoria, ya que la memoria es una condición insalvable de la evolución, que es una característica central de la vida.

Entonces, ¿por qué la memoria es la clave de la relación comer vivir?

Bueno por lo que hemos dicho anteriormente en el sentido que lo que comemos nos transforma, y todo aquello que hemos comido y sus circunstancias están archivados o literalmente fusionados en nosotros mismos. Son “parte” de nuestra vida.

Es desde esa “memoria vital” que nos relacionamos con el mundo, y por supuesto la vamos haciendo evolucionar, pero eso siempre ocurre desde dónde estamos inicialmente y ese es el punto de vista obligado para entender el tema. La memoria. Aunque suene paradójico, también hay memorias del futuro que operan de la misma manera. Eso ocurre cuando su memoria (su vida, su ser) le pide cambiar, evolucionar, explorare, le pide nuevas experiencias, ingresar nuevas informaciones. Entonces, desde su memoria (o desde quien es hoy) es que las irá a buscar. Eran entonces memorias del futuro que se presentan en nosotros por la extraña condición sincrónica esencial de la realidad, que no es del caso expandir por ahora.

“Conéctate con tu niñez a través de la comida”

“Conéctate con el amor a través de la comida”

“Conéctate con tu cuerpo a través de la comida”

“Conéctate con la amistad a través de la comida”

“Conéctate con una geografía o lugar asociado a ciertos alimentos o experiencias”

Conéctate a cualquier experiencia de tu vida y la de otros a través de la relación comer-vivir

Todas esas conexiones operan a través de la memoria. La memoria es uno de los fundamentos de vida, como lo es el comer.  La gastronomía entonces, entrega nuevas vivencias a la vida y la transforma como experiencia. La nutrición es la reducción de la gastronomía a lo estrictamente biológico. ¿Porqué quedarnos con lo menos si podemos tener lo más?

¿Qué es el festival Ñam?

Celebramos la experiencia vital de la relación entre el comer y el vivir.

Buscamos las múltiples maneras de entender esa magnífica relación, y lo hacemos agregando la experiencia concreta. Creamos nuevas maneras de ver esa relación, y ayudamos a que cada cual construya la propia, que es la que realmente vale en nuestra vida. No hay una manera mejor que la otra, cada cual debe encontrar la suya, y para eso le ayudamos con la reflexión de nuestros talleres, la experimentación gastronómica, el encuentro con personajes de calibre mundial, de otros países que entienden la relación desde otra mirada.

Los Chefs cuentan sus propias experiencias y teorías sobre el tema, y como ello se expresa en su comida, tratando de que usted mismo llegue a esa experiencia. Vemos el cine que ha tratado estos temas. Buscamos los libros que hablan de ello y que proponen soluciones. Invitamos a innovar en nuevas formas de hacer esa relación. Vamos a la ciudad con ese mensaje.

ÑAM entonces es la memoria de la vida a través de la comida.

Comemos rico, diferente, a veces exótico. Conocemos personas extraordinarias que han dedicado su vida a la relación comer vivir. Viajamos por esa vía a nuestro interior, evolucionamos, pensamos, gozamos. Es una posible experiencia de transformación vital.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies